Uploader: Daniel
Country: Poland
Uploaded: Sep 25, 2018
Price: Free
Rating: Based on 1 user ratings

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download trauma hepatico pdf

43
ARTÍCULO DE ACTUALIZACIÓN
Cuad. Cir. 2011; 25: 43-51
Traumatismo hepático
Jorge Lavanderos F1, Carlos Cárcamo I2.
RESUMEN
El hígado es el órgano más voluminoso del abdomen, lo que lo expone a ser altamente vulnerable
durante un traumatismo abdominal, tanto compresivo como penetrante. La evolución en el diagnóstico
y tratamiento del traumatismo hepático ha conseguido en los últimos años un descenso de la mortalidad;
lo que es atribuible a la mejoría en los métodos diagnósticos, al principio de la cirugía del control
de daños y a que el número de pacientes intervenidos cada vez es menor. Actualmente el manejo
tiende a ser cada vez más conservador, dejando la cirugía para casos específicos. El objetivo de este
trabajo es realizar una actualización en el enfrentamiento de esta patología. (Palabras claves:
traumatismo hepático, cirugía de control de daños, tratamiento no quirúrgico).
Liver trauma
ABSTRACT
The liver is the largest organ in the abdomen, that makes it highly vulnerable in blunt and
penetrating abdominal trauma. Development in the diagnosis and management of liver trauma was
followed in recent years by decline in mortality, which is attributable to improved diagnostic methods,
the principle of damage control surgery and the number of operated patients is shrinking. Currently,
the treatment tends to be increasingly conservative, leaving surgery for specific cases. The aim of
this study is describe and analize the current managment of this kind of trauma. (Key words: trauma
liver injuries, damage control surgery, non surgical treatment).
INTRODUCCIÓN
Hasta los inicios del siglo XX, el tratamiento
del traumatismo hepático era no quirúrgico,
asumiéndose que todo paciente con sangrado
activo por una lesión hepática presentaba una
hemostasia espontánea o fallecía en las primeras
24 horas. En esa época, la mortalidad global se
situaba en torno al 65%. La descripción en 1908
de Pringle sobre su experiencia con pacientes
traumatizados y su técnica de control vascular
del hilio hepático “maniobra de Pringle”, constituyó
un punto de inflexión en el abordaje quirúrgico
del traumatismo hepático. La mejora progresiva
de las técnicas de cirugía hepática y la experiencia
1
2
quirúrgica desafortunadamente acumulada a
través de dos guerras mundiales, contribuyeron
a un espectacular descenso de la mortalidad por
traumatismo hepático. A partir de la década del
setenta comienzan a comunicarse buenos
resultados mediante el manejo conservador del
traumatismo hepático; pero ha sido
fundamentalmente durante los últimos 20 años
que se ha visto un espectacular cambio en el
tratamiento de los traumatismos hepáticos; se
ha pasado de tratamientos muy agresivos, como
las resecciones hepáticas a tratamientos muy
conservadores, como el manejo médico y la
conducta expectante.1
Residente de Cirugía, Facultad de Medicina, Universidad Austral de Chile.
Cirujano Digestivo, Facultad de Medicina, Universidad Austral de Chile.
Correspondencia: Dr. Jorge Lavanderos F., [email protected]
44
Traumatismo hepático. J. Lavanderos et al.
EPIDEMIOLOGÍA
El trauma representa la principal causa de
muerte en individuos entre 15 y 40 años. El hígado
está frecuentemente involucrado en este tipo de
eventos, con una incidencia que varía entre el 3
y 10% de los traumas. Es el órgano sólido más
grande del abdomen, lo que lo hace vulnerable
tanto a traumatismos compresivos como
penetrantes, siendo los primeros más frecuentes
(con una razón de 3,5:1 en EE.UU. y
probablemente mayor en Europa). El hígado es,
después del bazo, el órgano más frecuentemente
lesionado por traumatismos, abdominales o
torácicos cerrados. Lesiones hepáticas aisladas
son raras y en el 77 a 90% de los casos se
acompañan de lesiones en otros órganos. La
mortalidad por trauma hepático se ha reducido
desde un 60% de los casos en 1940, a cerca del
15% en la actualidad en lesiones graves. En
menos del 4% de los casos el fallecimiento se
relaciona directamente con la lesión hepática.2
Las lesiones hepáticas son más frecuentes
en trauma abdominal cerrado; el mecanismo
involucrado incluye aceleración seguida por una
súbita desaceleración, como usualmente ocurre
en accidentes automovilísticos; siendo ésta su
principal causa. Series actuales reportan que
hasta el 63% de los pacientes que tenían
traumatismo hepático grave no usaban cinturón
de seguridad al momento del accidente.1
inserciones del ligamento coronal en esta zona
aumentan el efecto de aceleración-desaceleración.
Entre las lesiones que se pueden producir
encontramos: desgarros de la cápsula de Glisson,
fractura del parénquima hepático, hematomas
subcapsulares, hematomas intraparenquimatosos,
lesión de vía biliar y lesión de grandes vasos.3
LESIONES ASOCIADAS
Estas se encuentran en el 65% de las lesiones
penetrantes, la incidencia en traumatismos cerrados
se sitúa entre el 3 y el 5%. Usualmente son fracturas
costales homolaterales, laceración o contusión