Uploader: Finley
Country: Croatia
Uploaded: Aug 14, 2018
Price: Free
Rating: Based on 1 user ratings

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download pruebas de funcionamiento hepatico pdf

Revista Española de Enfermedades Digestivas
Copyright © 2015 Arán Ediciones, S. L.
Rev Esp Enferm Dig (Madrid)
INFORMACIÓN AL PACIENTE
Sección coordinada por:
V.F. Moreira, E. Garrido
Servicio de Gastroenterología. Hospital Universitario Ramón y Cajal
Pruebas de función hepática: B, AST, ALT, FA y GGT
El hígado es un órgano extraordinariamente complejo con un abanico
muy amplio de tareas dentro de nuestro organismo: síntesis y destrucción de
hidratos de carbono, lípidos y proteínas, excreción de productos de desecho
a través de la bilis, modulación de la respuesta inmunitaria… Las “pruebas
de función hepática” consisten en la medición en sangre de la concentración
de bilirrubina y de la actividad de ciertas enzimas presentes en el hígado
(denominadas GOT, GPT, FA y GGT). La elevación de sus valores normales
nos indica que existe una lesión del hígado (aunque también pueden alterarse en procesos no hepáticos). Dicha alteración ocurre, en la mayoría de
los pacientes, en una de las siguientes formas, cuyas causas explicaremos a
continuación: hiperbilirrubinemia (con o sin elevación de transaminasas y/o
de enzimas de colestasis), patrón de citolisis o patrón de colestasis.
Corte y fotocopie esta hoja y úsela para informar a sus pacientes
HIPERBILIRRUBINEMIA
La hiperbilirrubinemia consiste en un aumento de la concentración de
bilirrubina en sangre, que puede o no acompañarse de otras alteraciones de
las pruebas de función hepática según el proceso en cuestión; cuando es de
suficiente intensidad da lugar a una coloración amarillenta de la piel y las
mucosas denominada “ictericia”. La bilirrubina es un producto de desecho
(concretamente, procede de la degradación de los glóbulos rojos, degradación de la cual surge en primera instancia la bilirrubina indirecta “o “no
conjugada”) que el hígado se encarga de eliminar por la bilis al intestino.
Para ello, el hígado somete la bilirrubina a los procesos de conjugación (en
el que se obtiene la bilirrubina “directa” o “conjugada”) y excreción (proceso
por el que la bilirrubina “conjugada” pasa a la bilis) y, a continuación, la bilis
recorre una serie de conductos denominados “vía biliar” que se encargan de
conducirla al intestino. El aumento de bilirrubina en sangre puede deberse
a un exceso de producción de la misma que sobrepasa la capacidad de
eliminación del hígado, a un fallo en los procesos hepáticos de conjugación
y/o excreción o a algún problema que impida la llegada de bilis al intestino.
La producción de bilirrubina se ve incrementada en todos aquellos procesos
que cursan con un aumento de la destrucción de glóbulos rojos, como la
hemólisis entre otras entidades. El fallo en los procesos de conjugación o
excreción puede darse de forma aislada en los síndromes congénitos de Gilbert y Crigler-Najjar (conjugación) y de Dubin-Johnson y Rotor (excreción),
o bien como parte de un problema hepático mucho más amplio, por ejemplo
dentro de una hepatitis aguda o en el curso de una cirrosis. Por último, la
obstrucción al flujo de la bilis que impide su eliminación al intestino se produce en trastornos como la cirrosis biliar primaria, los tumores de la cabeza
de páncreas, la presencia de cálculos en la vía biliar, etc.
PATRÓN DE CITOLISIS
En este caso se produce un aumento en sangre de las transaminasas
principalmente: AST y ALT. La aspartato aminotransferasa (AST o GOT)
y la alanina aminotransferasa (ALT o GPT) son enzimas cuya función es
transferir moléculas llamadas “grupos amino”. La destrucción de las células que contienen transaminasas provoca la liberación a la sangre de estas
enzimas, por lo que la elevación de su concentración en sangre traduce
una lesión de aquellos tejidos en los que se encuentran: en ello reside su
utilidad. Mientras que la AST se encuentra dentro de las células de diversos órganos y tejidos como el hígado, el riñón, el músculo-esquelético y
cardiaco, el páncreas o el cerebro, la ALT se localiza predominantemente
(aunque no únicamente) en el hígado. Así, y dado que la ALT se encuentra
predominantemente en el hígado, un aumento importante (≥ 1.000 UI/L)
de ALT (que normalmente se acompañará de un aumento también importante de AST, constituyendo un patrón de citolisis) procederá casi siempre
del hígado, indicando destrucción de las células hepáticas; lo que es característico de procesos como la hepatitis vírica aguda, la hepatitis isquémica
aguda o la hepatitis tóxica. Los aumentos moderados de transaminasas, en
cambio, pueden obedecer tanto a enfermedades hepáticas (hepatitis alcohólica aguda, en la que característicamente la AST suele elevarse más que
la ALT, hepatitis vírica crónica, esteatosis hepática, etc.) como extrahepáticas (hipertiroidismo, enfermedad celiaca, insuficiencia suprarrenal, etc.).
PATRÓN DE COLESTASIS
El patrón de colestasis se caracteriza por un aumento de la fosfatasa
alcalina (FA) y de la gamma-glutamil transpeptidasa (GGT) (que por ello
se denominan “enzimas de colestasis”) con o sin un aumento asociado de
bilirrubina. La FA y la GGT son dos enzimas presentes en numerosos tejidos,
cuya función es, respectivamente, romper determinados enlaces entre moléculas y transferir “grupos gamma-glutamil”. La causa del patrón de colestasis es el impedimento para la llegada de bilis desde las células hepáticas hasta el intestino, ya sea por incapacidad para su formación o por obstrucción a
su flujo. Son ejemplos de patologías causantes de colestasis el consumo de
determinados fármacos (esteroides anabolizantes, amoxicilina-clavulánico,
clorpromazina, etc.), las infecciones bacterianas severas, procesos que obstruyen la vía biliar principal (como la presencia de cálculos o los tumores
del páncreas), o patologías que cursan con obstrucción y destrucción de los
pequeños conductos biliares del hígado, como la infiltración tumoral del
hígado, la amiloidosis, la cirrosis biliar primaria, etc. No hay que olvidar, no
obstante, que tanto la FA como la GGT no sólo se encuentran en el hígado,
sino que tienen diversas fuentes de procedencia, por lo que su aumento no es
siempre de origen hepático. Así, por ejemplo, en adolescentes en crecimiento
es típico un aumento de FA de origen óseo y en embarazadas un aumento
de FA de origen placentario; del mismo modo, la GGT puede elevarse en
numerosas patologías extrahepáticas como la diabetes mellitus, el infarto
agudo de miocardio o la insuficiencia renal crónica, así como en personas
que beben alcohol o toman antiepilépticos u otros fármacos.
PUNTOS CLAVE
– La bilirrubina es un producto de degradación de los glóbulos rojos
que el hígado se encarga de eliminar. Su aumento en sangre traduce
un exceso en su producción que sobrepasa la capacidad de eliminación del hígado, un fallo en los procesos hepáticos que conducen a
su eliminación o una obstrucción de su flujo a través de la vía biliar
hacia el intestino.
– Las transaminasas son enzimas cuya elevación en sangre indica destrucción de las células que las contienen. Un aumento marcado de estas
enzimas suele indicar una importante destrucción de células hepáticas.
– La FA y la GGT se elevan cuando se produce colestasis, es decir,
cuando existe un impidemento para la llegada de bilis desde las células hepáticas al intestino, ya sea por incapacidad para su formación
o por obstrucción de su flujo. En esta situación es frecuente también
el aumento de bilirrubina.
Victoria Busto Bea y César Herrero Quirós
Servicio de Gastroenterología. Hospital Universitario
Río Hortega. Valladolid
Aunque se ha puesto el máximo cuidado en la elaboración de estos textos, los autores, coordinadores y la propia Revista Española de Enfermedades Digestivas,
recuerdan que no sustituyen a la opinión y consejo de un médico y que no se hacen responsables de las decisiones tomadas basándose en los mismos.