Uploader: Alexander
Country: Mexico
Uploaded: Aug 28, 2018
Price: Free
Rating: Based on 1 user ratings

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download caracteristicas de la posmodernidad pdf

Qué es la postmodernidad
Raúl Corral Quintero
porque es imaginaria. En lo real-inmediato existen los demás
como cada quien dentro de cada quien. La única alternativa real de cambio no son “todos” sino uno mismo, no el
poder ni los críticos sino la voluntad humana. Cuando la
proliferación de la diferenciación subjetiva se despliega en
diversificación intersubjetiva que se expresa en la creación de
objetos y discursos diferentes, que en su conjunto modifican
el estado de cosas dominantes. Las posturas subjetivas son
revolucionarias, pues al no esperar ya grandes cambios guiadas por grandes líderes que enfrentarán grandes momentos,
tienden hacia el encuentro consigo mismos. Para obtener el
cambio, basta con que cada quién busque denodadamente
cambiar a su interior, que cada quién tome partido por sí
mismo: si cada quien cambia, cambiamos todos.
Los postmodernos no “están” porque sus diferencias
no se muestran ante el ojo estadístico de la modernidad,
porque se disfrazan constantemente de la manera mas variada a su interior. No sobresalen por estar en contra, solo
son vistos cuando producen algo diferente para volver a
desaparecer. La postmodernidad reconoce el aquí y ahora
como múltiple e infinita posibilidad de existir, es inmanente porque privilegia la interioridad, pero sin dejar de
ser trascendente. La Modernidad, en cambio, pretende ser
sólo trascendente, sus narraciones se basan en la historia de
“los primeros”, el primero que dijo o hizo algo se abroga el
reconocimiento sempiterno de los demás. El postmoderno
no vive para el reconocimiento de los demás, sabe cual es
el valor para sí mismo de lo que haga y eso le basta. Sin
embargo, la postmodernidad aún sigue siendo occidental
pues de algunas maneras sigue buscando la trascendencia.
Esto es, la mística se queda en la inmanencia negando toda
forma de trascendencia. La postmodernidad en cambio,
Un lugar común de confusión es creer que los postmodernos son críticos antagónicos de la modernidad, pero
no es así. En los discursos postmodernos, los conceptos
son muy inciertos debido a la concepción nietzschiana de
movimiento que hace énfasis en la diferencia más que en
la identidad. No se oponen a ninguna afirmación, pues
toda diferencia es afirmación que niega toda repetición en
la que se basa la certidumbre de los conceptos. La nueva
función “crítica” ya no se sustenta en el enfrentamiento con
lo ya dicho, sino en el enfrentamiento consigo mismo en
el intento por decir algo aún no dicho y hacer algo aún no
hecho. La postmodernidad no tiene como base la oposición
de contrarios hegeliana, no se opone a ninguna afirmación
ni se molesta porque le contradigan, lo cual hace a los
postmodernos eminentemente pacifistas.
También se tiende a creer que lo postmoderno es más
moderno que lo moderno, confusión producida por la lógica vanguardista secularizante de la modernidad instaurada
que considera todo lo “nuevo” como moderno, creyendo
entonces que lo “postmoderno” sería linealmente más
moderno que lo moderno. Lo cual es una tautología. La
diferencia subjetiva postmoderna sucede antes o después
de lo moderno, puede convivir o dar la espalda a las más
grandes historias y narraciones. La postmodernidad consta
de ciertos estados discontinuos, en búsqueda abierta de la
diferenciación y diversificación física, intelectual y moral,
dejando de considerar búsquedas dominantes de “la libertad” como la económica, política o fiscal.
Para el postmoderno no existe “la verdad”, existen las
verdades de cada quien, de cada caso, de cada momento.
La modernidad hace énfasis en “la sociedad” más que en la
situación del individuo, sin embargo la sociedad no existe
tiempo
67
APUNTES
acepta la trascendencia pero sin otorgarle el fin último. La
postmodernidad es una postura ética, donde toda proposición encuentra su corroboración en los hechos, no sólo
analiza ideas sino que hace énfasis en la responsabilidad y
las consecuencias éticas de las ideas.
Estas son las conclusiones a que arribo acerca de la
postmodernidad, después de revisar libro a libro la obra de
los principales postmodernos, cuya visión desde el punto
de vista metodológico ofrezco a continuación.
Michel Foucault
En Michel Foucault, sobresalen tres métodos principales
distribuidos en cinco etapas. Los métodos arqueológico y
genealógico aparecen desde sus primeros escritos (19541966) que fueron desarrollados de manera acabada hasta
1966 y 1970 respectivamente, dando pié a diversos estudios
de nueva aplicación que el autor emplea que no agotan sus
posibilidades de aplicación que Foucault consideraba prácticamente infinitas. No es si no hasta “El orden del discurso”
(1972), cuando inaugura formalmente su famoso método
genealógico de corte histórico. Sin embargo, al final de su
vida inventa un nuevo ángulo que empieza a asomarse en
su último libro (1984), el método más sustantivo del autor
que es de corte ético, que desgraciadamente no fue sistematizado ni aplicado por la muerte prematura del autor, pero
de cuyas «técnicas del yo» poseen muchas posibilidades de
aplicación en todas las áreas científicas por ubicarse en el
campo de la comunicación. Foucault desenvolvió su obra
a través de cinco etapas epistemológicas, aunque a lo largo
de su obra se entremezclan solo tres, sin embargo, las cinco
se encuentran subrayadas.
1) Etapa psicosocial, donde realiza estudios de corte psicosocial, que parten desde 1954 con su primera publicación
“Enfermedad mental y personalidad”, ideas primarias sobre
la relación mente-cuerpo que sintetizan en “El nacimiento
de la clínica” (1963) y su tesis doctoral “La historia de la
locura en la época clásica” (1962). Obras que realizará de
manera simultánea y que son como una especie de arribo
estructural de aquella primer incursión como escritor.
2) Etapa estética, poco después de su doctorado, surge
una nueva búsqueda en Foucault también como búsqueda
subjetiva, pero ahora de corte estético. Corresponde con la
primera mitad de la década de los sesentas, iniciando con los
ensayos sobre Raymond Roussel y sobre el pintor belga René