Uploader: Blake
Country: Bulgaria
Uploaded: Jan 27, 2019
Price: Free
Rating: Based on 1 user ratings

Please, verify you are not robot to load rest of pages

download aborto septico pdf

Español
Obstetrics & Gynecology
1
Series de Especialidad Clínica
Tratamiento del Aborto Séptico Espontáneo e
Inducido
David A. Eschenbach, MD
__________________________________________________________
A nivel mundial, el aborto es responsable de aproximadamente 14% de las muertes relacionadas con el embarazo y el
aborto séptico es una de las principales causas de muerte por aborto. Hoy en día, el aborto séptico es un evento poco común
en los Estados Unidos. El tratamiento más decisivo del aborto séptico sigue siendo retirar con prontitud el tejido infectado.
La administración de antibióticos y la reanimación con líquidos proporcionan los niveles secundarios necesarios del
tratamiento. La mayoría de los médicos jóvenes nunca ha tratado un aborto séptico;. Sin embargo, muchos ginecólogos
obstetras realizan o tienen planes de realizar actividades de salud a nivel mundial y es probable que atiendan mujeres con
esta condición. Por tanto, es necesario un conocimiento actualizado de la fisiopatología, presentación clínica,
microorganismos y tratamiento adecuado para atender de manera óptima esta situación de emergencia, cuando se
presente. La fisiopatología del aborto séptico está relacionada con la infección de la placenta, especialmente del espacio de
las vellosidades maternas, que conduce a una alta frecuencia de bacteriemia. Los signos y síntomas van de leves a severos.
Los microorganismos implicados son generalmente bacterias vaginales comunes, incluyendo anaerobios, pero
ocasionalmente existe la posibilidad de infecciones muy graves y letales causadas por bacterias productoras de toxinas. El
tratamiento primario es el legrado temprano para retirar el tejido infectado y desvitalizado, incluso ante tonos cardíacos
fetales que persistan. La administración de líquidos y antibióticos son tratamientos secundarios importantes. Se revisan
referencias actualizadas sobre sepsis y choque séptico.
(Obstet Gynecol 2015;125:1042—8)
DOI: 10.1097/AOG.0000000000000795
_____________________________________________________________________________________________
Del Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Washington, Seattle, Washington.
Reconocimiento de educación médica continua disponible para este artículo en http://links.lww.com/AOG/A625.
Autor a quien se puede remitir correspondencia: David A. Eschenbach, MD, Department of Obstetrics and Gynecology, Box
356460, University of Washington, Seattle, WA 98195;e-mail: [email protected]
_____________________________________________________________________________________________
Declaración Financiera
El autor no informó de conflicto de interés potencial alguno.
_____________________________________________________________________________________________
© 2015 por The American College of Obstetricians and Gynecologists. Publicado por Wolters Kluwer Health, Inc. Todos los
derechos reservados.
ISSN: 0029-7844/15
________________________________________________________________________________________________________
Eschenbach
Tratamiento del Aborto Séptico Espontáneo e Inducido
(Obstet Gynecol 2015;125:1042-8)
© 2015 The American College of Obstetricians and Gynecologists
www.greenjournal.org
Español
Obstetrics & Gynecology
2
L
os datos más recientes relacionados con el quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio para reducir la
mortalidad materna en 75% entre 1990 y 2015, indican que ha ocurrido una disminución estimada a
nivel mundial de 1.3% cada año desde 1990 hasta llegar a aproximadamente 293,000 muertes maternas
en 2013.1 En general, cerca del 14% de las muertes relacionadas con el embarazo en todo el mundo se atribuyen
a complicaciones tanto de aborto inducido como espontáneo, o aproximadamente 40,000 muertes anuales
relacionadas con el embarazo.1 Aunque esto representa una disminución de las muertes por aborto desde 1990,
en 2013 este número se equipara a la muerte materna por hemorragia.1 Una muerte materna lleva a un número
considerable de años de vida perdidos2 y también tiene un efecto importante en la estabilidad y viabilidad de
las familias en cualquier parte, pero esto es especialmente cierto en los países en desarrollo.
El aborto séptico es una infección de la placenta y el feto (productos de la concepción) en un embarazo
previable. La infección se centra en la placenta y hay riesgo de que se propague hacia el útero causando
infección pélvica, o de que se convierta en sistémica, causando septicemia y daño potencial a órganos vitales
distantes. El aborto séptico puede convertirse rápidamente en una infección peligrosa e incluso letal cuando el
tejido infectado permanece en el útero, especialmente cuando están presentes bacterias productoras de toxinas
que logran entrar al útero.
A nivel mundial, la mayoría de los abortos sépticos se produce como resultado de un aborto inseguro.
La Organización Mundial de la Salud define el aborto inseguro como "un procedimiento para terminar un
embarazo no deseado ya sea por individuos sin las habilidades necesarias o en un ambiente que no cumple con
las normas mínimas medias o ambos."3 Algunas otras publicaciones revisan la necesidad y requisitos de un
aborto seguro.4,5 En los países en desarrollo, hasta cinco millones de mujeres ingresan a los hospitales cada año
debido a complicaciones por aborto inseguro.6 Entre las mujeres con complicaciones severas por aborto, la
infección grave por aborto séptico es la segunda complicación más común, siguiendo de cerca al traumatismo
severo del cuello uterino o a la hemorragia causada por el útero.7
La mayoría de las muertes maternas ocurre en países en desarrollo, donde todavía se estima que la
sepsis causa aproximadamente el 10% de todas las muertes maternas. En los países en desarrollo, la sepsis es
común tanto en abortos ilegales como espontáneos.8,9 En una revisión documental de 35 estudios en mujeres
que ingresaron en su mayor parte a hospitales primarios y secundarios en países en desarrollo, el porcentaje
general de infecciones severas fue de 3% a 15%, con una mediana de 5%.7 Sin embargo, entre las mujeres con
complicaciones graves por aborto que ingresaron a centros hospitalarios terciarios, la prevalencia de la sepsis
también fue variable, pero puede ser tan alta como 31 a 54% de dichas pacientes.10,11 Tomando en
consideración las complicaciones graves sólo por aborto séptico, los índices de mortalidad en los centros
terciarios también son extremadamente variables: desde más de 5% hasta 20% en muchos países en
desarrollo.12,13 La proporción estimada muerte-caso en cada 100,000 abortos va de 10 en América Latina hasta
100 en el este de África;14 más de 100 veces mayor que en los Estados Unidos. Gran parte de este índice elevado
de mortalidad está relacionado con un retraso en retirar la placenta infectada, trauma uterino grave y
hemorragia severa por retraso de la paciente, estigma asociado al aborto ilegal y escasez de personal médico.
Los países en desarrollo tienen la doble desventaja de 1) personal no capacitado y las propias pacientes
que intentan inducir el aborto, ya sea con instrumentos o sustancias químicas que dejan tejido muerto en el
útero el cual se infecta, y 2) falta de trabajadores de salud capacitados para retirar quirúrgicamente el tejido
en casos en que el sangrado prolongado en el aborto espontáneo conduce a sepsis o cuando ocurre sepsis o
trauma por un aborto inseguro.
En contraste, el aborto séptico es poco común en los Estados Unidos y otros países desarrollados dado
que tanto el tratamiento quirúrgico del aborto espontáneo es de fácil acceso, como poco común el aborto ilegal.
Por ejemplo, la proporción estimada de muertes por cada 100,000 casos de aborto en los Estados Unidos es de
aproximadamente 0.6 para el aborto espontáneo8 y similar (de 0.78 a 0.57) para los abortos inducidos que se
realizaron entre 1979 y 2008.15,16 Después de la legalización del aborto en los Estados Unidos en 1973, el
número de muertes por aborto se redujo en un 50% en los primeros 5 años y en otro 83% en los años
siguientes.15 Entre 2004 y 2008, sólo 6-12 mujeres murieron anualmente en los Estados Unidos después de un
aborto legal inducido.15 La proporción precisa de muertes por casos de aborto ilegal en los Estados Unidos es
aún más difícil de saber debido a la falta de un denominador confiable, pero sólo 14 muertes fueron detectadas
después de un aborto ilegal en los 29 años transcurridos entre 1979 y 2008.15
Antes de 1973, los abortos sépticos eran parte integral de la formación de la residencia en obstetricia
y ginecología y del conocimiento del médico especialista en cuanto a la necesidad de retirar inmediatamente la